No te apoyes en tu propia prudencia

Confía en el Señor con todo tu corazon

Comments

comments