Y el rey me lo concedió, porque la mano bondadosa de mi Dios estaba sobre mí.
Nehemías 2:8

Comments

comments