Defiendan la causa del huérfano y del desvalido; al pobre y al oprimido háganles justicia. Salmos 82:3