La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es ésta:  atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones,  y conservarse limpio de la corrupción del mundo. 

Santiago 1:27 
NVI –

Comments

comments