Hijo mío, si los pecadores te quieren seducir, no consientas. 

Proverbios 1:10 
LBLA –